Dr. Juan Humberto Gutiérrez Laínez
(Don Juanito)

La Comarca Lagunera lo vio nacer el día 28 de Diciembre de 1925. Hijo de los Señores Justo Gutiérrez González y Josefina Laínez Lozano, el primero comerciante y originario de Villanueva, España y la segunda homeópata y originaria de El Vergel, Durango; Realizó su educación primaria en la Escuela Municipal "Benito Juárez" (hoy "Francisco González de la Vega") de Ciudad Lerdo, Dgo., entre los años 1934 a 1940, la educación secundaria en el glorioso Instituto "18 de Marzo" de Gómez Palacio, Dgo., de 1940 a 1944, y su educación preparatoria en la ya desaparecida Escuela Preparatoria de la Comarca Lagunera de Torreón, Coah., de 1944 a 1946, Posteriormente y debido a su genérica inquietud inició los estudios de varias carreras en la Ciudad de México, D.F., entre ellas medicina y veterinaria, aquí fue donde conoció en 1948 a la bella Delia Medrano Huerta, con quien posteriormente el 26 de Septiembre de 1953 se casaría y se irían a vivir a la Comarca Lagunera, en donde estableció su negocio de Botica, puesto que se adaptaba a los diversos conocimientos que el había adquirido y que además había aprendido de su madre, entonces se ubicó en la esquina que forman la Av. Allende y calle 20 de Noviembre en la ciudad de Gómez Palacio, Dgo., llamando a su negocio "Farmacia San José", donde combinaba el difícil arte de las venta y producción de medicinas de botica con las de patente, además de la venta de juguetes en Navidad, en este negocio prosperó con la ayuda de su querida esposa Delia, quien no dejaba de quejarse por el clima tan extremoso de la Región Lagunera pero a pesar de ello lo apoyaba en todo debido al gran amor que ambos se profesaban. 

Una característica que siempre sostuvo fue la complacencia del cliente, a quien si no tenía en ese momento lo que el cliente buscaba, inmediatamente Don Juanito se lo conseguía sacrificando tiempo, dinero y esfuerzo. Además de que fue incorruptible y honesto a pesar de las innumerables propuestas para la compra y venta de medicamentos ahora controlados. También se dedicó en cuerpo y alma a sus hijos Juan José, Eduardo y Delia Rebeca, quienes por cierto heredaron su carácter inquieto, haciendo algo difícil la existencia de Don Juanito y Doña Delia.



Compartían su amistad con sus inseparables compadres y amigos de siempre, Max Yañez y su esposa Pasita, Vicente Varela y la Sra. Licha Fong, Sergio Castillo y la Sra. Socorro, Nacho Morales y la Sra. Amparo Castañeda, Eleazar Chávez y Sra. Maria Teresa Hugo Correa Sra. Mary , Gilberto Vivar y Sra.  y los "Hermanos Burros" Alberto Torres y la Sra. Esthela.


Tratándole de cumplir un deseo a su madre, Juanito luchó, junto con otros amigos,  por conseguir el establecimiento de una Escuela de Medicina para Torreón en donde estudiar la carrera que su madre añoraba para él, siendo el mayor en edad y con más experiencia en la lucha, quien como parte del comité pro Escuela de Medicina, y con mucho empeño, coraje y decisión, lograron conseguir en el año de 1957 su meta y es entonces que inicia su carrera para terminarla en el año de 1964, después de mucho sacrificio pues había tenido que cerrar la botica para estudiar la carrera, ya que la inversión económica para ello había menguado el inventario y los recursos para poder mantenerla abierta.

Como estudiante de medicina se convirtió en el primer presidente de la sociedad de alumnos, luego se desempeñó como Jefe del Departamento Foto-médico y de Educación Audiovisual, implementando técnicas que en aquel entonces revolucionaban la enseñanza, y que demostraban también sus cualidades artísticas.
Una de sus características mas sobresalientes era la de la Paciencia, el saber tratar los asuntos con cordura, el darle tiempo a la gente para que se expresara y el saber poner el tiempo en cada cosa que hacía, le logró el que alguna vez le apodaran "Juanito Calmecas", que mas que darle coraje por ello, le causaba hilaridad.


Otra cosa que los caracterizaba era su habilidad para aprender y aplicarlo todo, tanto le hacía a la albañilería como a la pintura, a la plomería, a la mecánica, a la electrónica, a la fotografía, al periodismo, al arte gráfico, etcétera, pero lo que realmente más disfrutaba era la música, la cocina y obviamente la medicina.

Se pasaba las horas escuchando buena música, siempre buscaba el equipo de sonido con mayor fidelidad, eso si, que estuviera de oferta, ya que fue como una relajación arraigada en él, el buscar todo de oferta aunque tuviera que dedicar varios días enteros en encontrar lo que buscaba. También siempre impresionaba el paladar de sus amigos y familiares con los más exquisitos manjares del arte culinario.

Su Internado de pre grado lo realizó en el Hospital de Concentración de los Servicios Médicos Rurales Cooperativos de Torreón de 1963 al 64, el Servicio Social en la Villa de Viesca Coahuila el cual terminó en 1965.
Fue entonces egresado de la Primera Generación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Coahuila, posteriormente se tituló el 27 de Julio en el año de 1968, presentando como Tesis: Correlación Anatomo-clínica de las Linfadenopatías.
Después de su Servicio Social fue designado como Jefe de la Sub-área y Director del Centro de Salud Rural con Sanatorio de Tlahualilo, Dgo., cargo que dejó en 1966.


Fue Profesor de Física, Química y Biología en la Escuela Secundaria Incorporada "Francisco Zarco" en San Juan de Guadalupe, Dgo., lugar al que decidió ir a trabajar como médico particular logrando hacer una gran cantidad de amigos, además de convertirse al paso de los años en el Jefe de la Jurisdicción No. 15 y Director del Centro de Salud B con Hospital D del lugar. Luego se trasladó a la Villa de Gregorio A. García como Jefe de la Jurisdicción No. 16 y Director del Centro de Salud B con Hospital D,  y en 1977 recibió el nombramiento de Sub-Director del Hospital General "B" de la Ciudad de Gómez Palacio, cargo que tuvo que dejar en 1978 para ocuparse de la Dirección del Centro de Salud "Dr. Isauro Venzor", al cual renunció mucha años después siendo nombrado en 1985 como Jefe del Departamento de Coordinación de los Servicios de Salud, desempeñando siempre funciones directivas y administrativas hasta que en Enero de 1990 renuncia y se dedica solamente al Departamento de Control de la Tuberculosis Humana en el Centro de Salud "Dr. Isauro Venzor"
De entre todos sus reconocimientos destaca el de el día 19 de Enero de 1990 cuando recibe un bien merecido homenaje del Jefe de los Servicios Coordinados de Salud en el Estado de Durango Dr. José Jorge Talamas Márquez y sus compañeros de trabajo por dedicación y espíritu de servicio en pro de la Salud Pública siendo testigo en este acto de honor su hijo, el Dr. Eduardo Gutiérrez Medrano quien es en ese momento Director del Hospital General B en Gómez Palacio, y quien emocionado suelta lagrimas de sus ojos al observar el caluroso e imponente acto así como el cariño de sus subalternos.


Desgraciadamente para él, en aquellos años se desconocía el daño que causaba fumar tabaco, por lo que esto le provocó un problemas de enfisema, insuficiencia arterial que le produjo complicaciones posteriores, así como también en contacto personal con pacientes tuberculosos a los que trataba.

El Dr. Juanito finalmente se pensiona en el año de 1994 pasando su último año de vida en compañía de su familia. Dejó de existir en este mundo el día 24 de Mayo de 1995, siendo despedido por muchos de sus amigos y familiares en el panteón "Jardines del Tiempo" de la Ciudad de Gómez Palacio, Dgo., en donde ahora descansa en paz.

El miércoles 26 de octubre de 2005, fue inaugurado por el entonces Alcalde Municipal el Lic. Octaviano Rendón Arce y el titular de la Secretaría de Salud en el Estado de Durango José Ramón Enríquez Herrera el Centro de Salud “Dr. Juan Humberto Gutiérrez Lainez” en la Colonia Felipe Ángeles al oriente de la Ciudad de Gómez Palacio, cómo una distinción y merecido homenaje al difunto por su trayectoria en bien de la Salud Pública, local que beneficia  actualmente a miles de familias que residen en esa parte de la Ciudad.


Don Juanito rápidamente se ganaba la amistad y el cariño de sus amigos, compañeros y colaboradores, no sólo por sus cualidades de profesional excepcional y trabajador infatigable que siempre anteponía el interés del paciente a su estado físico o anímico sino, sobre todo, por la enorme pasión que ponía en su relación con los enfermos. También sus pacientes se convertían rápidamente en sus amigos. Sus cualidades profesionales y humanas fueron y serán siempre un ejemplo a seguir para todos.

 

 

Gómez Palacio, Dgo., a 31 de diciembre de 2005

 

 

 

 

Fotografías:

 








 

 
 

Maestros y Compañeros de Don Juanito egresados de la Primera Generación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Coahuila: De izquierda a derecha y de abajo hacia arriba: Doctores Arnulfo Portales Portales, Adolfo Falcón Calderón, Felipe González Puente, Manuel Medina Gutiérrez, Francisco Sánchez Ruiz, Francisco Echávarri Ramírez y Juan Alvarez Acevedo. Alumnos: Martha Borrego Borrego, Socorro Romero Nava, Martha Morado Arroyo, José J. Mora Pérez, Manuel Cervantes Reyes, Graciela García Arteaga, María del Consuelo Leal Franco, Margarita Mendoza Hernández, César Marina Miravalle, Alvaro Ayup Sifuentes, J. Natividad Mejía Farías, Alfredo Batarse Charur, Raymundo García Cedillo, Eduardo Rosales Quirino, Carlos E. García Quiñones, Agustín Camargo Jiménez, Victor Manuel Gómez Contreras, Abelardo Cervantes Avila, Carlos Olivier Romero, Juan Arratia Hernández, Juan Humberto Gutiérrez Laínez, Hugo Rogelio Castellanos Ramos, y Roberto Woo Fong.